Blogroll

Pages

  • LA CURVA DEL DIABLO

    Síguenos en nuestro canal de YouTube y escúchanos los domingos a partir de las 14:00 por Radio LIDER 97.0 FM o ingresando al radiolider97.bo

  • REFLEXIÓN POLÍTICA Y SOCIAL

  • ARTE Y LITERATURA

jueves, 16 de abril de 2020

SIN VERGÜENZA

Por Sergio Nina
“¿Te quieres quedar pobre?”, “aquí no hay progreso”, “¿no quieres tener un mejor futuro?”, “debes ser un líder, un triunfador”. Son algunas de las frases que repetidamente escuchaba desde que era una wawa (un niño).


El hecho de haber nacido donde en algún tiempo fue el bastión de las luchas mineras de Bolivia; pero que también era el reflejo de su miseria, en una de las regiones que en su seno tiene al pueblo, “al ayllu”, que han resistido durante siglos.

Me quisieron hacer creer que mi procedencia no era motivo de orgullo, ya que mi madre fue una obrera, mis tíos mineros, mi abuela campesina y eso significaba que tenían las peores condiciones de vida que puede tener una persona, mis raíces eran motivo de desprecio, de vergüenza.

De todas las formas y de todas las maneras, el mensaje que me transmitieron fue que yo no debía vivir en el campo, que la única forma de alcanzar la felicidad, el éxito y la autorrealización, era “viviendo en la  gran ciudad”.

Por eso, muchas y muchos nos concentramos en obtener un título profesional o un oficio  y escapar de los “pueblos” buscando un lugar en las ciudades. Si se puede en las grandes metrópolis que hay fuera de este país, porque nos enseñaron que ahí está la felicidad, ahí está el vivir mejor. Así te lo dice la sociedad y cada vez ese mensaje es más fuerte en los medios de comunicación, que te venden ese sueño, mostrándote  los lujos y las comodidades que tienen las grandes ciudades.

Todo este tiempo han querido que pensemos que vivir en la ciudad es mejor, han querido que nos avergoncemos de nuestras raíces indígenas, de que ser campesino (que trabajar en el campo) no es digno y no es humano, de que el modelo de vida de los pueblos (del ayllu) no es una opción de sociedad.

Sin embargo, si uno nota que la primera característica de estos centros urbanos es que tienen una alta concentración de personas, por lo cual atender sus necesidades, demandas, comodidades es muy difícil. Sus altos índices de violencia y de injusticia posiblemente puedan ser justificados por que “ahí hay más personas” pero denotan la pérdida o la ausencia de valores especialmente la convivencia comunitaria.

El manejo de los residuos tanto líquidos como sólidos suelen acabar en desastres ambientales.

El acceso a servicios básicos puede ser una cuestión muy deficiente, para que puedas ejercer tus derechos como la educación y la salud tienes que luchar diariamente.

Los últimos acontecimientos nos van demostrando que vivir en la ciudad no es lo que pintaban, ya que vamos notando, con mayor fuerza, que las desigualdades son más fuertes, el peligro y riesgo es más cercano por que a mayor concentración de personas, menor capacidad organizativa, y menor cantidad de oportunidades al acceso de servicios vitales.

También vamos comprobando que las personas que viven en el campo son los que piensan y sienten de una forma más comunitaria buscando la satisfacción de las necesidades  y el ejercicio de derechos para la colectividad, que tienen  mayor capacidad organizativa, mejores prácticas de manejo de residuos, QUE SON LAS Y LOS QUE GARANTIZARAN LA ALIMENTACIÓN SANA Y ORGÁNICA.

Yo no tengo vergüenza de mi procedencia y de mis raíces si no ratifico el gran orgullo que tengo  por mis ancestras y ancestros, por el modelo de vida del ayllu que dirige mi camino.  

Soy  indio, soy campesino, soy sin vergüenza.
Fuente: Sergio Nina

martes, 14 de abril de 2020

PROPUESTA URGENTE


ACCIONES SOCIALES Y CULTURALES FRENTE AL COVID-19 DIRIGIDA A COMUNIDADES INDÍGENAS, SINDICATOS, FEDERACIONES, ASOCIACIONES, COLECTIVOS Y FEJUVE

EL CONTEXTO SOCIAL BOLIVIANO
En Bolivia, 80 % de las personas se dedica al trabajo informal, gran parte de esta gente vive al día y necesita generar dinero para poder subsistir, pues se encuentra en situación de pobreza.
La mayoría de la población boliviana tiene procedencia indígena, este origen muchas veces es causa de discriminación. A su vez, gran parte de estas personas no confía en la medicina general y recurren a la medicina tradicional.
Desde octubre de 2019, la sociedad boliviana atraviesa una polarización política que no ha logrado solucionar, esta polarización se agudiza con la crisis del COVID-19. Por esta razón, las medidas que el gobierno transitorio dispone son criticadas o celebradas, por cada uno de los polos enfrentados.
Uno de los grandes potenciales de la población boliviana es la capacidad organizativa de su población, casi todos los bolivianos pertenecen a una organización social, sea territorial (federaciones campesinas, naciones originarias y pueblos indígenas), gremiales y obreras, vecinales, e inclusive, profesionales.
El COVID - 19 y la cuarentena
A la llegada del Covid-19 a Bolivia, el gobierno impuso algunas medidas de seguridad, y pronto, decretó la cuarentena total para evitar el contagio masivo, activando un alerta general, pero además, los conflictos sociales mencionados. Las economías de subsistencia especialmente populares entraron en crisis, y se manifestó la urgencia de la sobrevivencia en una resistencia a la cuarentena. Una parte de la población boliviana, con acceso a la educación, trabajo formal y medios de información, criticó duramente a los grupos sociales que no acataban la cuarentena, se exaltaron las históricas discriminaciones coloniales, clasistas y racistas de la sociedad.
Se han desarrollado movilizaciones sociales (Riberalta, San Julián, San Borja) protagonizadas por personas que no pueden sostener la cuarentena por razones de subsistencia económica y alimentaria.
Las medidas gubernamentales evidencian una falta de conocimiento sobre las características y estrategias de sobrevivencia de la mayoría de la población boliviana, su capacidad organizativa y sus valores sociales. De tal modo, el nivel de coordinación es insuficiente e incoherente. Sus políticas generan aglomeración de personas, por ejemplo, para el cobro de bonos, rentas y otros trámites bancarios, poniendo en riesgo precisamente a la población más vulnerable, los ancianos.
La estrategia gubernamental de comunicación y concientización sobre el COVID-19, en lugar de abordar las etapas lógicas de una pandemia y socializar protocolos adecuados culturalmente; ha recurrido la estrategia de la propagación del miedo haciendo énfasis en las consecuencias más que en las estrategias de prevención, tratamiento y prueba. Desaprovechando el recurso de la comunicación como un arma potente contra el virus, desperdiciando una infinidad de recursos digitales y creativos, para llegar a una población diversa y en definitiva, derrochando el tiempo.
Las organizaciones sociales frente al COVID-19
La cuarentena logró contener la infección masiva; sin embargo, gran parte de la población ya no puede sostener su economía. Si toda esta población rompe la cuarentena en busca de asistencia, nos exponemos todos al contagio masivo.
Ante la crisis, se organizan varios grupos de jóvenes a través de redes sociales, para hacer ollas comunes y campañas de limpieza y desinfección colectiva. En varios barrios se crearon grupos en WhatsApp para la recolectar alimentos para familias que viven en extrema pobreza, muchas comunidades indígenas decidieron confinarse dentro de sus territorios para evitar el contagio, algunos sindicatos de transportistas repartieron canastas de alimentos a sus afiliados. Todas estas iniciativas se vienen multiplicando y deben ser tomadas en cuenta.
Este panorama muestra la urgente necesidad que los sindicatos y federaciones campesinas, naciones, markas y ayllus originarios, capitanías y pueblos indígena y otras organizaciones sociales se apropien del problema y sean protagonista a la hora de dar soluciones alternativas, todas ellas poseen una capacidad de respuesta a diversas contingencias de manera efectiva y están en condiciones de generar planes y  protocolos de acción que permitan sobrellevar la cuarentena y preparar un terreno menos vulnerable  para empezar a salir de la crisis.
Los planes y protocolos (reglamentos) deberían incluir mínimamente los siguientes puntos y considerar los contextos peculiares a cada caso, por ejemplo, en muchas comunidades rurales no llega el internet y las redes sociales no son adecuadas; y por otra parte, muchas familias no participan de las reuniones de sus barrios, pero sí de sus organizaciones gremiales u otras.

  1. ACTIVAR EL CONTROL TERRITORIAL
        Garantizar el cumplimiento de la cuarentena familiar y comunitaria debería ser una función asumida por las comunidades, los sindicatos, los ayllus, los barrios y zonas vecinales. La intervención policial o militar deberá ser una opción solo en casos excepcionales.

        Establecer amonestaciones a personas que incumplan, por el bien de las comunidades, los sindicatos, los ayllus, los barrios y zonas vecinales.

     Identificación de población vulnerable en la comunidad, los sindicatos, los ayllus, los barrios y zonas vecinales. como ser: familias en situación de pobreza, personas de la tercera edad sin asistencia, enfermos dependientes, personas con capacidades especiales, madres solteras y jefas de familia, entre otros. Elaborar un plan de ayuda.
     Cuidar a quienes nos cuidan: Dentro nuestras comunidades, ayllus, barrios y zonas existen personas que no pueden abandonar su trabajo porque su participación es esencial para garantizar el bienestar de la población no solo durante la cuarentena: personal médico, agricultores/as, panaderos,recolectores de basura,cajeros de supermercado, personal de limpieza de la alcaldía, transportistas y otros. Estas personas exponen su salud por lo tanto se debe coadyuvar en su labor y redoblar acciones cuidado comunitario hacia ellos.

  1. MEDIDAS SANITARIAS: LIMPIEZA, DESINFECCIÓN COMUNITARIA Y TRATO FRENTE AL COVID-19
     En muchas comunidades y barrios la medicina tradicional juega un rol importante y seguramente ya está siendo usada como coadyuvante para prevenir y tratar el COVID-19. Es momento de recurrir al conocimiento de los abuelos y abuelas sobre cómo peleaban con enfermedades infecciosas y realizar prácticas de prevención colectivas, con insumos naturales, de fácil acceso económico y sin contaminantes para el ambiente.
     Familiarizarse con los protocolos de salud emitidos por las autoridades para saber qué hacer en caso de sospecha, paralelamente preparar una estrategia o un protocolo propio, en base al cuidado y la solidaridad hacia la persona o la familia afectada, por ejemplo, preparar el espacio de aislamiento para el ser querido.

     Familiarizarse con los protocolos establecidos por las autoridades para los casos de defunción por COVID-19. A la par debería generarse un protocolo propio para afrontar en caso de urgencia sobre las medidas de protección sanitaria en el manejo del cuerpo. Un aspecto muy importante a nivel comunitario es generar una red de apoyo social, aunque no presencial que genere un ambiente de acompañamiento y contención a la familia que sufrió la pérdida, principalmente, en los ritos funerarios a través de actividades alternativas al velorio y al entierro: música, listones, dibujos de los niños, homenajes a las personas.


  1. COMUNICACIÓN Y SENSIBILIZACIÓN

       Herramientas como los grupos de WhatsApp a nivel comunitario deberían aprovecharse estratégicamente para difundir información positiva y afectiva, pese a que hay incertidumbre, estos canales deberían servir para transmitir información confiable y responsable, que refuerce la solidaridad, la organización y sensibilice a la población de la importancia de respetar las normas de seguridad como el distanciamiento social, el uso de barbijo incluso en un radio de acción cercano a nuestras viviendas. Difundir mensajes que desactiven prejuicios racistas y discriminatorios hacia ciertos segmentos de la sociedad que son más vulnerables en este contexto.
       Generar estrategias para recrear y fortalecer los lazos sociales aprovechando la tecnología para encontrar respuestas colectivas a los problemas que se vayan identificando a raíz de la crisis.

  1. CONTROL EN VENTA Y COMPRA DE ALIMENTOS
     Generar un protocolo desde la comunidad, ayllu, barrio y zona que precautele la compra y venta de alimentos, respete la distancia social y que tanto vendedores y compradores usen barbijos.

     Desarrollar estrategias zonales para garantizar una frecuencia prudente (diaria o semanal) en la oferta y venta de alimentos que evite constantes salidas y aglomeraciones de las personas y familias.

     Las directivas de los mercados, los productores y las empresas distribuidoras de alimentos deben generar planes para realizar su trabajo a la vez de respetar aquellos generados por la comunidad, ayllu, barrio y zona respetando la distancia social, uso de barbijo y aminorando el riesgo rante sus actividades.
     Recomendar y difundir prácticas alimentarias en la comunidad, ayllu, barrio y zona que contribuyen a reforzar el sistema inmunológico (consumo de frutas, hortalizas, legumbres y cereales). Al respecto, existen gran cantidad de alimentos ricos en nutrientes y accesibles al bolsillo de la población.

  1. MEDIDAS PARA LEVANTAR LA CUARENTENA PROGRESIVAMENTE
Muchos países están prorrogando la cuarentena. Sin embargo, en algún momento tendrá que ser levantada, y cuando eso pase, las medidas de cuidado y protección en la comunidad, ayllu, barrio y zona deben mantenerse y la transición debe hacerse gradualmente y de manera organizada. Para este propósito, todas las organizaciones sociales deben generar un plan donde se considere y enfatice:
     Proteger los  miembros más vulnerables dentro la familia, comunidad, ayllu, barrio y zona.
     Cumplir el distanciamiento social, lavado de manos, el uso del barbijo y desinfección de espacios.

     Manipulación de productos respetando las normas sanitarias

     Un sistema de transporte distanciado

     Coordinación constante con las instituciones municipales, departamentales y gubernamentales.
A su vez es urgente que:
     Las universidades y los profesionales se organicen a partir de sus disciplinas para brindar soluciones y respuestas urgentes a la pandemia.
  
     Las ONGs deben coadyuvar con las organizaciones sociales desde los temas que trabajan.
Se debe advertir que el gran desafío para implementar los planes y aprovechar la capacidad organizativa de la población, tiene que ver con realizar reuniones con representantes. Estas actividades pueden ser riesgosas, por lo que deben tomarse las medidas necesarias para la bioseguridad, o disponer de sitios donde puedan usar medios digitales de comunicación, con asistencia y herramientas suficientes.
Todas estas actividades y planes deben estar en estrecha coordinación con los gobiernos municipales, departamentales, el gobierno, la policía, las FFAA y el sistema médico para que tengan éxito.
Finalmente mencionar que esta propuesta es preliminar, debe ser enriquecida pensando en la participación de la sociedad organizada, los pueblos indígenas, los trabajadores, hombres, mujeres y niños, para hacer frente a la pandemia.


Av. 20 de octubre Edificio Jazmín Nº 2019 Depto. 13 A
Cel. 61211853, 71502938
adalapaz@gmail.com

sábado, 4 de abril de 2020

A NUESTROS SEGUIDORES


En medio de los trágicos acontecimientos que nos toca vivir, nos dirigimos a ustedes para hacerles conocer nuestra profunda indignación por la publicación de una página de Facebook, que hace referencia a acusaciones sobre acoso y violencia sexual en la cual hubieran incurrido miembros del Colectivo Curva.
Rechazamos estas acusaciones falsas. Desde la gestión 2017, en diferentes tiempos y coincidiendo con fases muy sobresalientes de nuestro movimiento, hemos sufrido hostigamientos de parte de personas que conocemos, y a quienes alguna vez abrimos las puertas de nuestros hogares y de nuestras actividades.
Dicha página de Facebook expone la imagen de uno de nuestros miembros y el nombre de nuestro colectivo con fuertes denuncias, sin las mínimas garantías de presunción de inocencia, sin pruebas objetivas, sin haber recurrido a una contraparte de información y sobre todo sin considerar el efecto de este tipo de estigmatización en las familias y en la imagen personal de nuestro compañero y de los miembros de nuestro colectivo.
En el pasado, nuestro Colectivo decidió no responder a estos ataques, principalmente porque no queríamos representar una escalera para aquellos que tenían una clara intención de protagonismo, buscando posicionarse como críticas del pensamiento indianista-katarista.
Pero esta vez decidimos no callar. Creemos que las redes sociales son un arma fundamental para la democratización de la información, sobre todo para quienes trabajamos desde posiciones subalternas y racializadas. Sin embargo, también somos conscientes de lo peligrosas que pueden ser, ya que es fácil difamar y calumniar a las personas en estos medios. Cualquiera podría tomar la foto de una persona y denunciarla de una y mil cosas, con total impunidad, escudándose en el anonimato o en movimientos de algún tipo. Más aun sabiendo que nuestro débil sistema judicial no tiene instrumentos claros para tratar acusaciones en las redes.
Por esta razón, planteamos el debate sobre la necesidad de una legislación que regule los derechos de protección de las personas en las publicaciones en redes sociales, con énfasis en el derecho a la propia imagen y la intimidad personal.
En este contexto y apelando al sentido de responsabilidad de quienes nos atacan, exigimos:  La presentación de las pruebas de cargo de la denuncia ante instancias judiciales y/o espacios institucionales reconocidos, puesto que hasta ahora nos han acusado desde las redes sociales, pero nunca de manera formal, para poder así defendernos. Los activistas no son jueces y se están vulnerando los derechos fundamentales de una persona.
Y a los diferentes movimientos y personas activistas que realizan este tipo de acciones, les preguntamos ¿bajo qué criterios éticos respecto a los derechos de las personas realizan este tipo de denuncias, sabiendo que pueden afectar también a los nuevas compañeras y compañeros de la Curva? La presentación de pruebas ante instancias jurídicas es lo mínimo ante tan irresponsable escarmiento público y bullying.
Los casos de violencia de género son dramáticos en nuestro país, nosotros los vivimos, los sufrimos en persona y los denunciamos. Por esta razón, trabajamos junto a hermanos y hermanas líderes e intelectuales aymaras que están en esta lucha, con reflexiones y criterios propios, denunciando también el paternalismo que predomina hacia los y las aymaras y sus luchas por la equidad de género.
Para terminar, y conociendo la intencionalidad personal y política de las personas que están detrás de esta denuncia, les comunicamos que esta publicación será la única respecto a este tema que se va a hacer en esta página, porque esperamos que el resto se haga en espacios formales, judiciales.
Nuestro Colectivo seguirá trabajando para informar, reflexionar y transmitir las voces y visiones desde la ciudad de El Alto.

Colectivo Curva


Con la tecnología de Blogger.

VISITAS A LA PÁGINA