Blogroll

Pages

martes, 20 de diciembre de 2016

LA EDUCACIÓN EN TIEMPOS DE OPRESIÓN COLONIAL

Por: Ivan Apaza-Calle
MORFOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN COLONIAL
Para poder entender la educación actual (que es colonial) se hace imprescindible realizar un estudio al Estado como instrumento o máquina de domesticación[1] Ciertamente, los Estados actuales en América, son continuidad colonial o un grillete del colonialismo, un cambio de látigo del padre al hijo, del español al criollo que, da seguimiento y potencia la opresión colonial, asimismo el Estado de hoy que es plurinacional, es una reforma del Estado colonial con nuevas formas de dominio.
El Estado colonial, es toda una maquinaria constituida, no solo por  un territorio y población , sino que a la par va acompañado de leyes que regulan la conducta de la sociedad[2] oprimida, a su misma vez son estas normas que justifican la represión a través de instituciones castrenses. Efectivamente el Estado colonial, es una institución de instituciones que tiene ese fin de domesticar a la sociedad colonizada por medios pacíficos (escuela, universidades, iglesias, opinión pública) y violentos (FF.AA., policía, etc.), moldeando, blanqueando la mente de los oprimidos.
La institución educativa, es aquella que imparte en los educandos a través del currículo, conocimientos y saberes coloniales; el maestro es un pequeño instrumento o agente intermediario entre el currículo y el educando.
El currículo, en el fondo siempre lleva una ideología; los contenidos justifican y legitiman al Estado y al grupo de individuos que acaparan el Poder. De ahí que, la educación en tiempos de opresión colonial es la institución del lavaje cerebral y el amoldamiento de la mente del oprimido, del indio dando como resultado sujetos domesticadas con mentalidad colonial; las cadenas de opresión colonial están ahora insertadas en el cerebro, por tanto se piensa como blanco, en efecto existe hoy individuos con piel negra y mascara blanca[3]. Con respecto a este asunto  tan complejo, Ignacio Ramonet destapando los nuevos modos de dominio, expresaba al respecto que, los colonizados y sus opresores saben que la relación de dominación no solo descansa en la supremacía de la fuerza. Pasado el tiempo de la conquista, viene ahora el control de las mentes, del pensamiento; y este se domina mucho mejor si el dominado se mantiene inconsciente de ello[4].
Pasando a otro punto. En la educación colonial, la educación está dividida en dos  sectores, los maestros de la metrópoli y los maestros de la periferia. Entre rurales y urbanos, existe una seria de disputa acompañado de discriminación racial que ha creado el colonizador para legitimar el dominio, de ahí que el racismo es una de las mejores justificaciones, uno de los mejores símbolos de la opresión[5]  colonial. Si dentro de los  maestros existe la discriminación, dentro de las unidades educativas, las condiciones educativas racistas son peores; las instituciones del Estado colonial en especial la educativa, funcionan de manera racista, y es que todo colonialismo va acompañado de este fenómeno, porque el racismo es una constante en la dominación, es decir, en el ambiente colonial se educa desvalorizando la cultura, la civilización o la estirpe de la cual proviene el niño aymara, qhiswa. Esta situación se lo puede identificar claramente en la materia de historia, donde el currículo a través del maestro se efectiviza impartiendo una historia inventada que es la oficial, donde la civilización autóctona aparece como bárbara e incivilizada, de la misma forma, en la literatura, vamos a observar  en las novelas, ensayos, poemas, etc., a nuestra cultura, a las tradiciones de la nación oprimida, desvalorizada, creando así en la mente del educando, una imagen falsa de muestras raíces ancestrales.
Los resultados, que nos dará el currículo colonial, es pues un amansamiento, un domar al oprimido para que este no se lance a la violencia que es muy peligroso para el opresor; si el sujeto tiene la mente blanqueada  no habrá pues una rebelión; ya que esta nace del hombre informado que posee la conciencia de sus derechos... y se hace contra la mentira como contra la opresión[6].
Así como la colonización es algo histórico, la descolonización también está en esa lógica histórica, de ahí que toda liberación es y surge desde la historia, destruyendo las estructuras coloniales impuestas por esos bandos extranjeros; no existe descolonización desde la educación en un país colonial, porque la misma institución educativa es un tentáculo del Estado opresor; ¿cómo podemos descolonizar a través de la educación si esta misma institución es un instrumento del Estado colonial?. La educación efectivamente, es una institución muy útil para descolonizar a la sociedad colonizada, pero esto se dará cuando se absuelva las estructuras coloniales,  sin embargo, el hundimiento del sistema colonial no significa, ni mucho menos la liquidación del colonialismo[7], la lucha descolonizadora es todo un proceso histórico, que tiene etapas, que pueden ser utilizadas como instrumentos de mareamiento a la sociedad, tal cual sucede hoy que, el colonizador esta camuflado de descolonizador. La lucha por la descolonización es una tarea pendiente e inconclusa, y que necesita ser culminado por los oprimidos y no por los opresores que utilizan el discurso de descolonización; esta situación se dará cuando nuestra mente y actitudes dejen de ser el fiel servidor de Europa, es decir, cuando más nos distanciamos  del pensamiento metropolitano (europeo), más cerca estará (la liberación india y) la emergencia civilizatoria[8]

EL CURRICULO COLONIAL
Los Estados actuales fiel a su genealogía, son continuación de la colonización; esta, desde sus inicios irrumpió violentamente para acaparar territorios de los pueblos invadidos, para de esta forma convertirse en una colonia de administración. Los virreinatos que son efecto de la invasión colonial, es una administración colonial, caracterizado por su explotación, opresión al indio. El nacimiento de nuevos Estados republicanos, no cambiará en nada la situación del indio, es decir que en la república el indio se ha podido ver en las peores condiciones de opresión; ahora los opresores eran los hijos de los bandos colonialistas, eran los criollos. La delimitación de nuevos límites territoriales coloniales separará a naciones autóctonas. El régimen republicano, no será nada favorable a los indios.
El Estado q’ara, evidentemente es todo un organismo viviente, que está compuesta por instituciones; es toda una máquina de domesticación que busca amansar a la sociedad colonizada, es decir regula la conducta de los individuos a través de leyes y normas. El Estado colonial moldeó muy bien la mente de la sociedad oprimida, la dinámica de la sociedad estará  guiada a través de esta forma mental, esta será  transmitida de generación en generación.
“La educación refleja la estructura  de poder”, expresaba Paulo Freire en su obra “Pedagogía del oprimido”. Con estos términos, manifestaba que el organismo educativo era un reflejo del Estado, de ahí que la educación colonial no era más que el efecto del Estado colonizador.
El organismo educativo, es una institución  desde el cual el Estado q’ara, imparte conocimientos, pensamientos que justifican y legitiman a la opresión colonial. La actual ley 070, es una ley que está fundamentada en el discurso descolonizador que utiliza el mismo colonizador, sin embargo en la práctica educativa la vivencia cotidiana está enmarcada en lo colonial, no existe ninguna descolonización educativa; porque empezando con los nombres de unidades educativas terminando en los docentes el colonialismo está activo

Ciertamente, la escuela es una de las pequeñas instituciones perteneciente a una gran institución: el Estado q’ara; la escuela, es un medio así como la educación  para impartir conocimientos, pensamientos, cultura, es donde se moldea  el tipo de hombre que se quiere, Reinaga dirá que:

“La escuela es una fábrica, como la fábrica de los zapatos o automóviles. En el aula se hacen los hombres. Se educan bajo  y se forman bajo un modelo. El cerebro del niño se modela en una horma como un sombrero. Programa y planes; director y profesores son elaborados y hechos en una horma por el Ministerio de Educación… Las casas se edifican bajo un plano. La enseñanza se imparte también con un plano. Se halla planificada”[9]

Ese plan del que habla Reinaga, es el currículo, ciertamente, “el curriculum escolar, como otros aspectos de la vida social, está formado y modelado ideológicamente. Así, las formas dominantes del curriculum escolar reflejan las formas ideológicas dominantes en la sociedad. La vida y el trabajo de las escuelas puede caracterizarse en los mismos términos que la vida y el trabajo de la sociedad en general: cientificistas, burocráticos y técnico-instrumentales”[10], como podemos observar, el actual currículo, se encuentra en esa lógica,  es efecto de la casta opresora que acapara el poder colonial, por tanto el currículo actual es su reflejo, por tanto, existe un currículo camuflado de descolonizador pero en el fondo del fondo es re-colonizador.
Ciertamente el currículo está muy relacionado con la enseñanza-aprendizaje de los estudiantes y maestros, porque evidentemente se observará a través del currículo la forma de hombre que se está creando; ya que “el currículo es el conjunto de actividades y experiencias que tienen lugar en las instituciones educativas, encaminadas a asegurar el aprendizaje y el desarrollo integral de los educandos para que actúen adecuadamente sobre el contexto”[11].

La actual ley educativa número: 070 vigente; está enmarcada en el marco filosófico de la descolonización como su principal tronco, sin embargo en los hechos es todo lo contrario. En el capítulo I de esta ley  en su artículo 1, en los parágrafos 4 y 5 existirá una contradicción, establecerá que “el sistema educativo está compuesto por las instituciones educativas fiscales, instituciones educativas privadas y de convenio”[12]; la educación es unitaria, publica, universal, democrática, participativa, comunitaria, descolonizadora y de calidad[13].  Cuando hablamos de instituciones de convenio, hablamos precisamente de Unidades Educativas que tienen el carácter religioso cristiano, en este sentido la iglesia católica está muy inserta en la educación, ya que en estas escuelas el rezo será muy esencial; en todas las Unidades Educativas de convenio, más precisamente las llamadas Don Bosco, cada mañana empezando de las directoras que son monjas, pasando por los profesores y terminando en los estudiantes, rezan el Padre Nuestro, el Ave María de forma obligatoria; en otras palabras no existe en la realidad  una descolonización ni mucho menos la educación laica del que tanto se ha hablado, porque la misma ley educativa está a favor de estas escuelas de convenio, esto es lo que emana en la disposición IV del artículo 2: “Se reconoce y respeta el funcionamiento de unidades educativas de convenio con fines de servicio social, con acceso libre y sin fines de lucro que deberían funcionar bajo la tuición de las autoridades públicas, respetando el derecho de administración de entidades religiosas sobre dichas unidades educativas sin perjuicio de lo establecido en disposiciones nacionales”[14]. Asimismo la garantía a las instituciones educativas privadas ya es pues una división de la sociedad o estratificación social en términos sociológicos; quiérase o no con esta se puede notar que no existe igualdad en la educación, unos tendrán una escuela mientras los oprimidos, explotados tendrán también otra, efectivamente la primera será de más calidad porque es privada y la última no.
El propósito educativo, como uno de los componentes del currículo del organismo educacional estatal, enseñará a los estudiantes del pueblo oprimido, no para la búsqueda de su liberación sino más al contrario para regular su conducta dentro de la sociedad colonizada; El colonialista por su “naturaleza”, jamás ha anhelado la liberación de los aymaras, es decir la patria ancestral de la nación autóctona, no es nada novedoso que a través de sus organismos de domesticación siempre buscó la supervivencia del Estado colonial; el colonialista a través del Estado q’ara en efecto de la Ley 070 tiene como uno de sus fines el fortalecimiento de la unidad, integridad territorial y soberanía del Estado plurinacional, promoviendo la integración latinoamericana y mundial[15]. Es decir la integridad territorial para el actual Estado plurinacional, es la preservación de los limites coloniales con que nació la república; el actual Estado es una reforma colonial,
Los contenidos que se imparten en las clases, son contenidos preparados. El currículo base juega un rol muy esencial en esta parte; ya que el profesor tiene los contenidos listos para insertar a la mente del estudiante. Empezando desde los nombres de las Unidades Educativas, la educación actual es colonizadora, las escuelas llevan nombres de opresores y represores de la nación autóctona, ejemplos claros tenemos en los diferentes distritos del Estado boliviano. En el distrito educativo de Laja del departamento de La Paz, precisamente en la localidad de Laja, existe una Unidad Educativa con el nombre de un gran represor y carcelero de Tupak Katari que había luchado contra el régimen español en 1781[16], nos referimos a Pedro Domingo Murillo, asimismo en el Distrito de Tiwanaku y Puerto Perez, existen colegios con nombres de supuestos libertadores y curas, como Simón Bolívar, Fray José Zampa, Felipe Pizarro, Bautista Saavedra enemigo acérrimo del indio, José Ballivian, entre muchos otros. “En los colegios, institutos y Universidades, los estudiantes dibujan y pintan a sus verdugos; el Estado crea estatuas extranjeras marmóreas que representan a Occidente”[17] Incluso las universidades llevan nombres de escritores colonialistas como Gabriel René Moreno en Santa Cruz.  Mientras no se cambien estos nombres de escuelas y colegios no hay descolonización alguna dentro de la educación ni mucho menos un Estado descolonizador.

La educación en tiempos de opresión colonial es una educación de domesticación, de despolitización de la sociedad para que no ocurra ninguna insurrección anticolonial. Con estas formas de opresión, el pueblo oprimido se vuelve manso y pacifico ante el colono, “en verdad, lo que pretenden los opresores es transformar la mentalidad de los oprimidos y no la situación que los oprime[18].  Vivimos en una situación colonial desde hace más de 500 años, en este lapso de tiempo el régimen colonial siempre estuvo cambiando, la metamorfosis se ha hecho siempre en cada época, la violencia con que vino acompañada hoy está vigente porque “toda relación de dominación, de explotación, de opresión ya es en sí violencia. No importa que se haga a través de medios drásticos o no. Es, a un tiempo, desamor y un impedimento para el amor. Obstáculo para el amor en la medida en que el dominador y dominado, deshumanizándose el primero por exceso y el segundo por falta de poder, se transforman en cosas, cuando el oprimido se rebela, se le califica de violento, bárbaro, inhumano, frio… En verdad la violencia del oprimido, además de ser mera respuesta en que revela el intento de recuperar su humanidad, es, en el fondo, lo que recibió del opresor”[19], el colonialismo jamás estuvo estático, está en constante dinámica, ¿acaso no vemos hoy al Estado colonial transformado en Estado plurinacional?, si efectivamente, es el mismo sistema q’ara con otro ropaje. En esta era colonial que es momentáneo, nos han implantado tradiciones incluso el idioma autóctono hoy es sinónimo de barbarie, asimismo el Estado Plurinacional pretende hacer desaparecer los idiomas  nativos a través de la alfabetización a los aymaras, qhiswas en el idioma español y no así en su propia lengua; las actuales leyes del organismo estatal la ley educacional 070 del Estado Plurinacional expresa que la educación debe iniciarse en la lengua materna y su uso es una necesidad en todos los aspectos de su formación[20] sin embargo se alfabetiza con el idioma opresor: español, aquí surge una interrogante: ¿Es descolonizador el actual Estado? Evidentemente no.   

La situación colonial, es una cuestión que no se ha resuelto hasta el día de hoy, ya que el colonialismo vive en los actuales Estados. El organismo colonial estatal, bajo sus instituciones de domesticación social, creará un tipo de hombre colonizado hasta los huesos. Ciertamente la descolonización, ha buscado siempre el renacimiento, de los hombres que han sido despojados y ocupados mental y espiritualmente por la cultura, pensamiento del colonialista. No existe una descolonización a través del Estado colonial, el organismo estatal boliviano no puede ser el descolonizador, si existe tal alegato no es más que una estrategia del colono utilizando este discurso. 






CITAS BIBLIOGRÁFICAS
[1] REINAGA Fausto, “La revolución india”, Bolivia: PIB, 1970, p. 22.
[2] CARDENAS E. , “Teoría del Estado”, Bolivia: JUVENTUD, 2002, p. 22
[3] FANON Frantz, “Escucha, blanco”, Argentina: NOVA TERRA, 1970
[4] RAMONET Ignacio, “Propagandas silenciosas”, Cuba: ALBA, 2003, p. 25.
[5] MEMMI Albert, “El hombre dominado”, España: EDICUSA, 1972, p. 216.
[6] CAMUS Albert, “El hombre rebelde”, Argentina: LOSADA, 1953,  pp. 28, 23.
[7] ISKENDEROV y STEPANOV, “El tercer mundo”, Ed, PROGRESO,  1970, p. 56.
[8] COLOMBRES Adolfo, “América como civilización emergente”, Argentina: SUDAMERICANA, 2004, p. 22.
[9] REINAGA Fausto, “La revolución india”, p. 318.
[10] KEMMIS S., “El curriculum; más allá de la teoría de la reproducción”, Madrid: MORATA, 1993, p. 122.
[11] Ibíd., pp. 14, 15.
[12] Ley de la Educación “Avelino Siñani-Elizardo Pérez”
[13] Ibíd.
[14] Ibíd. Las cursivas son nuestras.
[15] Ibíd. La cursiva es nuestra.
[16] Cf. APAZA Calle Iván, “Murillo y la rebelión tupakatarista de 1781”, 2008. En PUKARA.
[17] Revista “Somos millones”, p. 11.
[18] BEAUVOIR Simone, “El pensamiento político de la derecha”, España: EDHASA, p. 64.
[19] FREIRE Paulo, “La educación como práctica de la libertad”, México: Siglo XXI editores, 1973, pp. 41, 42.
[20] Ley de la Educación “Avelino Siñani-Elizardo Pérez”

Reacciones:

1 comentarios:

  1. Sobre las contra-pedagogías de la crueldad: https://www.youtube.com/watch?v=17ijWDlok2g

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

VISITAS A LA PÁGINA