Blogroll

Pages

miércoles, 14 de diciembre de 2016

LA RAZA CÓSMICA COMO POLÍTICA COLONIAL

Por: Iván Apaza-Calle

La colonización en América iniciados en 1492, trajo diversas consecuencias para los habitantes de estas tierras, esa estructura colonial implantada por los españoles, en la actualidad a un siguen vigentes, es decir los pueblos autóctonos existen bajo una totalidad colonial y no han concluido su liberación, como sucedió con otros continentes como el África y Asia. 

La situación colonial, produjo varios factores negativos en la existencia de los colonizados, ya que esa existencia bajo este contexto, es opresión, explotación y dominación, que viene siempre acompañada de violencia; la condición de los autóctonos no es una situación libre, sino es una condición de indio, esta categoría impuesta por el colonizador surge para legitimar la colonización; es una constante de la totalidad colonial, “El indio nace cuando Colón toma posesión de la isla Hispaniola (sic) a nombre de los Reyes Católicos. Antes del descubrimiento europeo la población del Continente Americano estaba formada por una gran cantidad de sociedades diferentes, cada una con su propia identidad, que se hallaban en grados distintos de desarrollo evolutivo: desde las altas civilizaciones de Mesoamérica y los Andes, hasta las bandas recolectoras de la floresta amazónica. Aunque había procesos de expansión de los pueblos más avanzados (incas y mexicas, por ejemplo) y se habían consolidado ya vastos dominios políticamente unificados, las sociedades prehispánicas presentaban un abigarrado mosaico de diversidades, contrastes y conflictos en todos los órdenes”[1].

Evidentemente, en una situación colonial el colonizador se diferencia del colonizado atribuyéndoles una carga negativa a la sociedad que invaden violentamente, el racismo que estos crean es un racismo que justifica la opresión[2], esta cuestión de la diferenciación de los españoles sobre los indios, fue algo particular cuando Hernán Cortez invadía a los aztecas así como  Francisco Pizarro a los inkas.

La invasión colonial, siempre fue un acto de violencia, “por la fuerza y con violencia: se han aniquilado físicamente pueblos enteros y se han diezmado otros”[3]. Tzvetan Todorov en un trabajo singular  “La conquista de América. El problema del Otro”[4], analiza sobre esta cruel matanza que las huestes españolas hicieron con los aztecas, y los efectos de estas en los mismos colonizadores, y un ejemplo claro es la misma defensa del padre Bartolomé de las Casas a los indios; es decir dentro de los colonizadores existió doble bando los que eran sentimentales con las crueldades que sufrían los indios por parte de los invasores y los crueles que no les interesaba nada sino la sed de oro pero claro que estos dos grupos tenían un único objetivo la colonización.

El punto de partida de estos bandos era simplemente único al igual que sus objetivos, solo que ambos tomaron caminos diferentes, el uno colonizando pacíficamente predicando las palabras del cristianismo y el otro violento, pienso que ambas siempre fueron complementarias en la colonización, porque ambas vías de colonización partían  desde el mismo colonizador “la postura valoradora y defensora de lo indígena fue tan temprana como la misma conquista. Dos grandes cuestiones polarizaron, en el siglo XVI, el problema de las relaciones entre los dos mundos que se encontraban: el problema de los justos títulos y el de la libertad personal del indio”[5]. Esta última fue muy empleada por el padre Bartolomé De Las Casas y el otro Francisco de Victoria[6], en esta cuestión, así el movimiento indigenista encontrará así sus raíces en el pasado histórico americano[7].


En esta sección tomaremos como análisis los años 1921-1924 de la política mexicana precisamente en el aspecto educativo cuando Vasconcelos fue Ministro de Educación. Vasconcelos entiende a la educación como un medio y no un fin de la cultura[8] dentro de este cargo importante, implanto una política educativa en México, estas se caracterizaron por sus  atenciones a los más desamparados es decir los indígenas, en casi tres años el misterio de educación había transformado toda la política educativa  en México,  creando escuelas dotando de bibliotecas, construyendo instituciones de formación de maestros, en esa época  el Departamento escolar había aumentado casi en un 50% el número de escuelas, maestros y alumnos.

Sin embargo, aquí no nos sumergiremos en estas políticas sino que nuestro objetivo es analizar el pensamiento pedagógico que tenía Vasconcelos en esta legislatura, es decir como interpretaba o pensaba la educación para los indios que eran los más explotados. Todo este pensamiento de Vasconcelos dejo en sus escritos que fueron recogidos en un volumen bajo el título“Textos sobre educación” (1981).

¿Qué hacer con los indios y para qué?

El pensamiento pedagógico de Vasconcelos, es una ideología que pretende civilizar al indio como si este no fuera civilización, es decir, asimilarlo a la cultura occidental, para lograr tal objetivo es necesario la educación, la escuela sirve en Vasconcelos para adoctrinar a los niños con el fin de que estos ya siendo ciudadanos o en caso del indio ciudadanizado. “Cada niño—expresa Vasconcelos— lleva en sí potencialidades para la adaptación al ambiente social y también potencialidades para transformar la sociedad”[9], la adaptación del que está hablando Vasconcelos es simplemente la asimilación de la cultura de los colonizados al de los colonizadores, en efecto se conocería a esta como una forma de colonización. Además Vasconcelos no simplemente busca la asimilación sino que a través de esta, explotar la mano de obra del colonizado y de manera urgente en su calidad de Ministro, esto es lo que dice:

“La mayor urgencia de nuestra escuela es poner a trabajar estas manos de nuestra raza, que están ociosas desde que la conquista, puso a trabajar al indio y al negro en beneficio de la clase urbana” [10]

Similar al pensamiento de Franz Tamayo[11], quien concebía al indio como una fuerza nacional, energía nacional, que solo sirve para trabajar, Vasconcelos de la misma forma piensa que el indio simplemente sirve para trabajar y rematando el asunto en el México de su época es mano ociosa. No cabe duda que México desde su fundación nació con características coloniales y esas particularidades no son acto de magia sino es el mismo Estado colonial, que da continuidad a la colonización, dicho de otro modo “la evolución de México está determinada en gran medida por un pasado colonial que pone frente a frente a pueblos étnicos—las culturas mesoamericanas— con desniveles muy pronunciados”[12]

Vasconcelos tiene una mirada pedagógica orientada hacia Europa, trata de educar a los indígenas a través de la cultura europea, por su mente no pasa ningún átomo de crear o inspirarse en la educación de los pueblos autóctonos de México, esto está fuera de su alcance en tanto que parte desde una lógica colonial. El colonato mental de Vasconcelos no simplemente abarca lo que es en pensamiento sino que va más allá de las ideas llega hasta la educación del cuerpo; el autor de “Raza cósmica”  con respecto a este asunto, expresa que “en el gimnasio conviene la disciplina espartana y en el aula ha de prevalecer la disciplina ateniense”[13]. El pensamiento pedagógico de Vasconcelos que busca cambiar la sociedad mexicana, se pasea por el continente europeo, busca soluciones en Europa, de ahí que, “…el hombre más representativo de México, fue como Sarmiento, Tamayo, Gonzales Prada o Mariategui,  un europeizante a carta cabal. Idolatra del Occidente. Su europeísmo llego al delirio. Hizo editar libros de los filósofos griegos en profusión inaudita; que en carretas se distribuía gratuitamente por las calles de las ciudades y las aldeas rurales. Estaba convencido de que la cultura occidental, era el único medio para ‘civilizar y asimilar’ indio. Civilizar con el alfabeto del conquistador europeo”[14]. Una cosa es tratar de europeizar como Vasconcelos a través de la educación editando libros y mecanizarlos con esa mentalidad y otra ser universales, es decir, recordando las palabras de Vargas Llosa, tener bien los pies en la patria como las raíces de un árbol, abrir y expandir nuestras ramas a otros conocimientos de otros pueblos. Esta mentalidad en Vasconcelos no simplemente queda ahí en las descripciones que hace Reinaga sino incluso  califica a los juegos infantiles del Otro como civilizados, cosa que los indios no poseen.

“Los juegos infantiles de los pueblos civilizados producen alegrías fecundas que desconoce el niño salvaje. Se mantiene este triste porque su imaginación carece del auxilio de la experiencia jocosa acumulada en la cultura. En cambio, el niño civilizado encuentra en el ambiente familiar y escolar estímulos de diversión que le siguen hasta en sus horas de soledad”[15]

La política educativa Vasconcelista en México, es en una palabra una política indigenista en el fondo, es decir recupera esa actitud compasiva al indio como  el cura Las Casas; su objetivo es re colonizar a los pueblos autóctonos en México no liberarlo a través de la educación dándole su propio alfabeto, la educación indigenista da el alfabeto del colonizador al colonizado como hizo Vasconcelos[16].

El indigenismo educativo de igual forma que el político trata de asimilar al indio, Vasconcelos dirá al respecto que “nosotros deseamos educar al indio para asimilarlo totalmente a nuestra nacionalidad y no para hacerlo a un lado. En realidad creo que se debe seguirse, para educar al indio, el método venerable de los grandes españoles, que como Las Casas, Vasco de Quiroga y Motolinia, adaptaron al indio a la civilización europea, en lugar de borrar  a los naturales o de reducirlos  al aislamiento”[17]

En efecto la política educacional de José Vasconcelos es indigenista, continuador de la colonización pacifica al estilo del padre Las Casas en la época de invasión, solo que, las acciones de Vasconcelos son más sofisticadas y por supuesto de forma mejorada, pero con los objetivos mismos de colonizar. De ahí que, todo indigenismo, sea del colonizador o del colonizado viene a reforzar la política colonial.





CITAS BIBLIOGRÁFICAS

[1] BONFIL Batalla Guillermo, “El concepto de indio en América. Una categoría de la situación colonial”, En: Anales de antropología, vol. IX, 1972,  p. 110, 111
[2] Cf. MEMMI Albert, “El hombre dominado. Un estudio sobre la opresión”, Madrid: EDICUSA, 1972.
[3] BONFIL Batalla Guillermo, “La nueva presencia política de los indio: Un reto a la creatividad latinoamericana”, México: Libros de México, 1981, p.175
[4]Cf. TODOROV  Tzvetan, “La conquista de América. El problema del otro”, México: Siglo XXI, 1987.
[5] BALLESTEROS Manuel y ULLOA Julia, “Indigenismo americano”, España: Cultura hispana, 1961, p., 206
[6] DE VICTORIA Francisco, “Relecciones sobre los indios y el derecho de guerra”, Argentina: Espasa-Calpe, 1945
[7] Ibíd., 212.
[8] VASCONCELOS José, “Textos sobre educación”, México: Fondo de Cultura Económica, 1981, p., 142.
[9] Ibíd., p.74
[10] Ibíd., p. 76
[11]  Cf. TAMAYO Franz, “Creación de la pedagogía nacional”, Bolivia: JUVENTUD, 1993.
[12] GONSALO Aguirre Beltrán, “El pensar y el quehacer antropológico en México”, Puebla: BUAP, 1994,  p., 15
[13] VASCONCELOS José, Ob. Cit., p., 126
[14] REINAGA Fausto, “El indio y los escritores de América”, Bolivia: PIB, 1968,  p., 117.
[15] VASCONCELOS José, Ob. Cit., p., 128
[16]Ibíd., p., 291.
[17] Ibíd., p., 292.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

VISITAS A LA PÁGINA