Una opinión desde Corea del Sur sobre el nuevo coronavirus (COVID-19)



Por Young-Hyun Kim
Este es la traducción de un escrito (13 de marzo en tiempo coreano) de opinión de un médico de Corea del Sur, uno de los primeros epicentros del nuevo coronavirus, oficialmente denominado COVID-19 que recién ha llegado en Bolivia (https://pgr21.com/freedom/85055?page=2). Varios medios de comunicación en Europa y Norteamérica recién publicaron artículos que elogiaron la respuesta de Corea del Sur al COVID-19 con respecto al sistema médico accesible, la transparencia del gobierno afrontando la crisis de salud pública, y la cooperación de los ciudadanos con las autoridades médicas y gubernamentales. Obviamente, esas lecturas europeas y norteamericanas señalan intereses ideológicos del mundo occidental que quiere oponer un caso exitoso del “mundo liberal” al caso chino del “mundo comunista autoritario.” También las experiencias de Corea del Sur con COVID-19 no necesariamente implican un “éxito” descrita por los medios de comunicación europeos y norteamericanos. Pero, creo que vale la pena saber lo que dice gente surcoreana sobre el COVID-19 que yo espero que no se difunde masivamente en Bolivia.

Entiendo que unas medidas, que se sugieren en este escrito, no se pueden realizar fácilmente en el contexto boliviano. Pero, creo que es mejor tener conocimiento sobre ellas en el caso lamentable de que COVID-19 se difunde más en Bolivia. Espero que nada grave pase en Bolivia y que no haya más casos confirmados en el país.

------------------------------------------------------------

Pandemia

Se ha declarado la pandemia, una palabra muy temible. Aparte de las problemáticas de la WHO (Organización Mundial de Salud), la situación mundial actual no es buena. El COVID-19 muestra patrones muy distintos de infección. De cierto modo, tiene las características de resfriado normal, y, al mismo tiempo, su tasa de letalidad es más alta. Evidencia una tasa de infección alta cuando los infectados no muestran síntomas o muestran solo síntomas ligeros. Muestra una tasa de letalidad alta entre ancianos y aquellos que tienen enfermedad subyacente. Estas características del COVID-19 crean dos problemas. Primero, imposibilita la cuarentena internacional. Segundo, paraliza el sistema médico.

El sistema de cuarentena internacional, establecido en aeropuertos y puertos de ingreso y salida internacionales, es diseñado para detectar a los infectados con síntomas (como fiebre). Por el hecho de que se pueda infectar con COVID-19 sin síntomas o con solo síntomas ligeros, el sistema de cuarentena internacional no puede funcionar con efectividad normal. Por la tasa de infección alta, el virus puede pasar fácilmente de los infectados (no detectados por el sistema de cuarentena internacional) a otros en la sociedad local, donde se difundirá masivamente. Habrá muchos infectados que no están en grave estado durante las etapas iniciales de difusión. Muchas camas de hospital serán ocupadas por aquellos pacientes no graves. Este puede resultar en una situación que todas las camas de hospital son ya ocupadas y pacientes en grave condición no pueden ser cuidados. Este significa que la tasa de letalidad se puede incrementar entre aquellos con enfermedad subyacente, los quienes son ya más vulnerables.

Estas características del COVID-19 cumplen con todos los criterios principales del virus pandémico.

Sigue difundiéndose ahora en Europa, y es muy probable que se difunde más. Es por las características naturales del virus. La difusión puede ser demorada por la decisión política y el sistema médico, pero no puede ser parada. Entonces, es muy probable que el COVID-19 sea un virus que ocurre recurrentemente como gripe.

Límites de respuesta

Primero, tengo que autocriticar. He experimentado varias nuevas enfermedades de infección y he realizado investigaciones sobre el sistema de vigilancia y respuesta médicas. Estaba poco engreído por las experiencias y preparaciones después de la crisis del MERS (Síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio). Tenía cierto nivel de confianza en la capacidad de mi país para controlar nuevas enfermedades de infección. Pero, se ha demostrado que muchos pronósticos iniciales no tienen razón. Están ocurriendo muchos daños.

El COVID-19 es la primera pandemia que los humanos afrontan después de que se ha avanzado, hasta cierto punto, el conocimiento sobre la microbiología, la ciencia de salud pública y la epidemiología. Antes, la PCR (Reacción en cadena de la polimerasa; una forma de prueba laboratorial del coronavirus) no fue disponible en muchos casos; no se realizó la vigilancia epidemiológica con eficiencia a través de la cámara de seguridad y del registro de la tarjeta de crédito; no se compartieron prontamente nuevos resultados de investigación. Quizás todos los especialistas médicos poco pensaban que el mundo humano ahora está suficientemente preparado.

Pero, los vivos en la Tierra han peleado con el virus desde el nacimiento de la vida en el planeta. Creo que hemos subestimado el poder del virus y hemos estado poco engreídos. Especialmente, me siento muy frustrado porque posiblemente no se pueden controlar los tipos de virus que causan infección respiratoria.

Lo que se debe hacer

El gobierno tiene que hacer más preparaciones. Primero, hay que preparar centros de tratamiento médico que son capaces de hacer tanto aislamiento como tratamiento de los infectados. Segundo, hay que asegurar facilidades de tratamiento especial, donde se pueden cuidar y tratar los pacientes en grave condición. Tercer, hay que establecer planes sobre aquellos que, por la naturaleza de su trabajo y profesión, sean más expuestos a las fuentes de infección. Cuarto, hay que preparar para la infección colectiva en lugares como hospital. Son solo tareas inmediatas. También, en términos largos, hay que hacer el sistema de trabajo flexible, trabajo a la distancia y el ambiente sociocultural que permite a los enfermos a poder descansar.

Los ciudadanos deben hacer unas otras cosas adicionales.

Primero, hay que seguir practicando distanciamiento social hasta que se mejore la situación. Segundo, si Uds. tienen síntomas de resfriado, deben descansar en la casa y buscar un lugar donde se realiza la prueba del COVID-19. Tercero, si están en la posición con responsabilidad en su trabajo, religión, actividad social, etc., deben hacer un ambiente en el que otros pueden trabajar con mínimo contacto y los enfermos pueden descansar. Si eso es difícil, hay que, por lo menos, darles a ellos la protección mínima como barbijo y mantener distancia durante la reunión.

La verdad es que tengo un poco de miedo de escribir esto. Solo una palabra puede causar más comprensiones y especulaciones. Veo a unos compañeros míos que sufren por la interpretación política. Pero, creo que es un deber moral aportar este tipo de opinión para aquellos que se sacrifican, luchando en la frontera contra el virus. Muchas gracias.



Imagen recuperado de https://ichef.bbci.co.uk/news/660/cpsprodpb/7D35/production/_111235023_gettyimages-1211517636.jpg


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.