Blogroll

Pages

sábado, 2 de mayo de 2020

VIENTOS DE CAMBIO


Por Sergio Nina
Este tiempo vamos notando con mayor fuerza que estamos en otoño, porque ya vamos sintiendo los vientos suaves que nos traen mensajes.

Con los acontecimientos últimos sabemos que nuestras vidas ya no van a ser iguales: los sentimientos, los pensamientos, los hábitos (especialmente los de limpieza y de alimentación),  también nuestros lazos y acciones comunitarias van tomando un rumbo diferente, estamos sintiendo “vientos de cambio”.    

Las cosechas ya han comenzado, muchos pueblos, han retornado a sus chacras para recoger todo aquello que la Pachamama nos brinda. Mientras, las hojas van secándose, poco a poco, y cayendo. Estas hojas desparramadas en la tierra no son símbolo de muerte más bien son parte del ciclo de la vida, y pueden aportar a la vida siendo utilizadas como abono. Nos recuerda cómo, en el ciclo de la existencia, por más alto que te encuentres todos somos iguales, por que todos volveremos al suelo. Allí, dependerá de cada unx si decidimos abonar.

En el ayllu esto se nota con mayor fuerza en el camino “thaki” de servicio como autoridad, ya que cuando se va ejerciendo los distintos cargos que se tiene (respetando el muyu o turno de la rotación). Por más alto que sea el cargo, la pareja pasante sigue siendo alguien más de la colectividad. Las personas que fueron autoridades con su experiencia y conocimiento siguen aportando a la comunidad.

Un viento suave, en ocasiones sólo una briza nos trae mensajes de buen o mal augurio.
Nuestros vientos nos ayudan en el proceso de transferencia de polen de una planta a otra, el otoño  puede ser un buen momento para que podamos hacer trueque de nuestros conocimientos  a las comunidades de nuestras hermanas y hermanos (se puede compartir vía digital, en las sesiones en vivo, también escribiendo).

Los vientos nos pueden traer.

La presencia de nubosidad permite que exista humedad en las tierras de cultivo. Las nubes evitan que exista mayor radiación solar, por lo que la humedad se conserva en el suelo. La humedad es como la autoestima que es vital para la existencia. Podemos fortalecer nuestro amor propio cuidándonos y evitando que nos enfermemos.

Cuando los vientos son fuertes pueden provocar el desgaste de los suelos. Que afectan mucho a nuestra Madre Tierra, no sólo por los cultivos si no la vida que habita en ella. Esto se puede prevenir con barreras rompe vientos (como árboles).

Los malos aires han ido desgastando el Respeto por la vida (lxs seres humanos, las plantas, los animales y toda la naturaleza que nos rodea).  Nuestras acciones suelen ir provocando el rompimiento del delicado equilibrio que existe en nuestros ecosistemas, olvidando que somos parte de ellas. Nuestros modelos de existencia deben prevenir la erosión  al igual que los árboles nativos, con ramificaciones fuertes y profundas raíces, tal vez el modelo de vida comunitario del ayllu sea nuestra barrera.

El arrastre de plagas y enfermedades incluyendo malezas se previenen con la fumigación de las plantaciones rociando agua de ajo o tabaco. Asimismo, en nuestras sociedades también tenemos pensamientos, posiciones políticas, acciones que son dañinas porque sólo generan muerte. Realizar una reflexión comunitaria nos podría ayudar a identificar  a las plagas, malezas de nuestros pueblos y así tomar acciones de  prevención.

Estamos teniendo vientos de cambio.
 
Fuente: Brayan Teo Burgoa González
Llallagua - Norte Potosí 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

VISITAS A LA PÁGINA