Advertisement

Main Ad

DECLARACIÓN POR LA DIGNIDAD DE LA WIPHALA

 

El 10 de noviembre de 2019 la wiphala fue quemada por grupos de la ultra derecha en Cochabamba, La Paz y Santa Cruz y otras ciudades. Fue el día más negro de la sociedad colonial y racista de Bolivia.

La wiphala es un símbolo no de un partido político sino de un pueblo que pese a los años de colonización, discriminación y racismo ha pervivido como la t’ola del altiplano inmenso o como el ceibo de las tierras tropicales. Es un símbolo nacional del pueblo aymaraquechua que representa en su interior la diversidad y a la vez una unidad compuesta.

La noche de ese 10 de noviembre al ver y escuchar que se había quemado la wiphala miles y miles de jóvenes y señoritas y alteños y aymaraquechuas de las provincias nos hemos indignado profundamente porque habían quemado el cuerpo vivo de nuestro pueblo igual como lo habían descuartizado a Tupak Katari en 1781 y asesinado a Bartolina Sisa en 1782. Ante este hecho las casas de todos los alteños, sus calles, las avenidas y los WhatsApp y Facebook se han wiphalizado para repudiar semejante hecho.

Hombres y mujeres hemos levantado nuestra voz el 11 de noviembre y hemos fundado con ella una nueva nación: la nación kolla y pueblos indígenas porque los alteños y los aymaraquechuas no solo vivimos en el altiplano sino también en los valles, la amazonia y el oriente del país y a la vez en Argentina, Chile, Brasil y en otras latitudes. Allí la imagen quemada del símbolo viajó como el viento ronco de las montañas y de las selvas profundas. Y ahí se unió el país aymaraquechua en un solo movimiento y en un solo ser. 

Las oligarquías blancas de izquierda y derecha han hecho uso utilitario en un caso y en otro lo han quemado por odio e ignorancia. Pensaron que el símbolo era de un partido político. No pensaron ni se imaginaron que éste es un símbolo creado y recreado por el movimiento indianista junto con el movimiento katarista para enarbolar nuestras luchas contra las dictaduras militares y por nuestros derechos desde 1960, 1970, 1980, 2000, 2001, 2007, 2019 y 2020. Así la Wiphala tiene un largo recorrido que viene desde Tiwanaku y Cusco y como tal ha estado sembrando nuestra pertenencia a un pueblo vivo y valiente. Un pueblo rebelde y luchador. A ese pueblo han querido destruir de todas las formas. Y no han logrado ni lo lograrán.

Así el 11 de noviembre será un día dedicado a la Wiphala para que por los siglos de los siglos y en todas las formas de nuestras vidas ese símbolo de 7 colores de arco iris y 49 cuadrados, sea la guía de nuestro destino común. No morirá porque estará en los corazones de los miles y millones de aymaraquechuas hasta conquistar su poder y su libertad. Todas y todos debemos fundar una nueva nación para toda Bolivia y entonces cambiar las cosas de raíz para gobernarnos nosotros mismos.

Es dado a los 11 días del mes de noviembre en el edificio emblemático de la Universidad Pública de El Alto. 

Ciudad de Tupak Katari, El Alto, 11 de noviembre de 2020



Publicar un comentario

0 Comentarios